ARGENTINA

Alberto Fernández le respondió a Lagarde: «El 10 de diciembre vamos a sentarnos a discutir muy seriamente»

Luego de que le dieran de alta, el precandidato presidencial se refirió en su cuenta de twitter a la subestimación del FMI de la gravedad de la situación económica argentina.

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, reconoció ayer públicamente que se subestimó la gravedad de situación argentina y que ella misma no comprendió la dimensión de las dificultades de la economía argentina.

Por eso el precandidato presidencial Alberto Fernández le respondió esta mañana por su cuenta de twitter que después de las elecciones van a sentarse a «discutir muy seriamente» y la responsabilizó por desoír las advertencias de la oposición y volcarse a «financiar la campaña de Macri y endeudar a todos los argentinos».

El 10 de diciembre vamos a tener que sentarnos a discutir muy seriamente con la señora Lagarde acerca de los errores,subestimaciones y sobreestimaciones del FMI.En vez de escuchar nuestras advertencias prefirieron financiar la campaña de Macri y endeudar a todos los argentinos. pic.twitter.com/qCRyLHfbOG

— Alberto Fernández (@alferdez) 6 de junio de 2019
Ya Máximo Kirchner había advertido que el Fondo Monetario estaba financiando a un partido y no al país, precisamente la interpretación que temían los directores europeos del Directorio del FMI. Los hechos muestran que el 90% del crédito del Acuerdo Stand-By por 57.000 millones de dólares será desembolsado antes del 10 de diciembre y, sin embargo, la aplicación de las recetas del FMI que impuso a la Argentina no solo no dio los resultados esperados, sino que en muchos casos fueron opuestos a lo buscado.

Así, mientras ayer Lagarde apuntaba a una «herencia muy dura» como la responsable de la «complicada situación» económica argentina, la lectura del kirchnerismo es que el Fondo Monetario debe hacerse responsable de cómo sus errores de diagnóstico y su recetario de condicionalidades agravaron las cosas.

«Fue una situación increíblemente complicada reconoció Lagarde en una charla organizada por el Amercan Eterprise Institute en Washington, al tiempo que agregó que «varios actores, entre los que me incluyo, subestimamos la situación» en julio del año pasado cuando se negoció el primer Stand-By.

Por ejemplo, con el primer paquete del FMI, el organismo previó que 2018 terminaría con un crecimiento económico del 0,4% que repuntaría al 1,5% en 2019. Hoy sabemos que en 2018 la economía cayó 2,6% y se espera que en 2019 termine cayendo otro 1,2%.

Sin embargo, para Lagarde el camino para que la Argentina esté mejor es seguir por el camino recetado. En efecto, ayer aseguró que la economía «ha mejorado y continuará mejorando» si el Gobierno próximo continúa con loa política monetaria de Sandleris de altas tasas de interés y congelamiento de la base monetaria.

Como pudo saber LPO, los economistas que asesoran a Alberto Fernández discrepan y consideran que la tasa de interés está frenando a la economía incluso complicando la capacidad exportable y que, con una nueva devaluación la inflación volverá a acelerarse independientemente del ancla de la base monetaria.

Minutos más tarde, se hizo eco del planteo del ex jefe de Gabinete, el economista Guillermo Nielsen -quien suena como probable ministro si Alberto Fernández llegara a la presidencia- y se sumó a esa negociación: «Nadie duda que vamos a tener que senarnos a negociar en serio en un ‘cancha inclinada'».

Nadie duda que vamos a tener que sentarnos a negociar enserio en una «cancha inclinada». Este gobierno tomó más del 50 % de su deuda neta con un acreedor privilegiado: el FMI, con el propósito de dar tranquilidad cambiaria en su campaña electoral. Grave y costoso error

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *