SOCIEDAD

Una ficción sobre la vida de Carlos Monzón

La investigación del asesinato de la modelo Alicia Muniz, la última compañera del boxeador argentino Carlos Monzón, es el nudo de la serie «Monzón», de 13 episodios, que se estrena hoy en la señal de Space.
Una casa en penumbras, gritos, música a todo volumen y un golpe seco, junto a la imagen, a través de una ventana, de algo que cae. Es la escena que da inicio al primer capítulo de la historia de uno de los boxeadores argentinos más reconocidos, aun fuera de las fronteras del país, producida por Media Distribution y Pampa Films. Ese comienzo no es casual: el 14 de febrero de 1988, cuando el excampeón mundial de peso mediano lanzó a su esposa por el balcón de una casa de Mar del Plata, marcó un punto de inflexión en su carrera y en su vida, ya que tuvo que cumplir 11 años de prisión. La serie se centra en la investigación de ese crimen, que entonces no fue caratulado como «femicidio», una figura legal que entonces no existía. El asesinato tuvo lugar poco antes de las 6 de la mañana de aquel día, cuando la modelo cayó en estado de inconsciencia desde el balcón del primer piso de una casa ubicada en el barrio La Florida, de la ciudad balnearia de Mar del Plata (a unos 400 kilómetros de Buenos Aires), tras haber sido golpeada y estrangulada.
La pareja estaba separada y la tarde anterior, la mujer había llegada a la casa para llevarse al hijo de ambos, Maximiliano, de 6 años, que pasaba tiempo con su padre.
Por la noche, se mostraron juntos públicamente y anunciaron así su reconciliación. Algunas horas más tarde, se desató una fuerte discusión, al parecer por la cuota alimentaria para el hijo menor de Monzón (tenía otros dos), y Monzón, en estado de ebriedad, golpeó fuertemente a Muniz hasta que perdió la conciencia y luego la arrojó por el balcón.
Como el primer episodio, el resto de la serie está construida alrededor de aquel suceso, además de flashbacks que remiten a la infancia, la adolescencia y los inicios en el boxeo de aquel joven nacido en la provincia de Santa Fe (litoral de argentina).
Nacido en la pobreza y con una infancia difícil, Monzón llegó a tener fama mundial. En 1970, a los 28 años, con 80 peleas profesionales en su haber y solo 3 perdidas, viajó a Italia para disputarle el título mundial de peso mediano nada menos que al temido e invencible Nino Benvenuti. Y lo logró. Fue muy importante en su carrera y en su vida el entrenador Amílcar Brusa, quien desde muy temprano lo había visto llegar al gimnasio «sin glóbulos rojos» y le conseguía peleas amateur «en cualquier parte, solo para que comiera».
Los orígenes, el apogeo y la caída de un ídolo: de eso se trata «Monzón». Un recorrido que incluye su incursión en el cine, su fama de Don Juan, la «vida loca» y muerte absurda, en un accidente automovilístico, el 8 de enero de 1995.
Y en el centro de todo, la muerte de Alicia Muniz («no Muñiz», como se encargaba de aclarar todo el tiempo la madre de la modelo), en un momento en que la violencia machista no era considerada delito, menos si su autor era una figura pública.
Policía, jueces y figuras influyentes intentaron rotular el fallecimiento de la modelo como un suicidio y barrer un historial de maltrato debajo de la alfombra. Excepto un fiscal, quien tenía sospechas de algo más, y dejó de lado su fanatismo por el box para hallar la verdad.
Esta noche, por Space, a las 22 (hora de Argentina), se verán los dos primeros capítulos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *