AMÉRICA Y CARIBE

Denuncian campaña que buscaría encarcelar al expresidente Álvaro Uribe

Jaime Lombana, abogado del exmandatario colombiano, se refirió a una columna de opinión en la que se sustituye una palabra del parlamento pronunciado por Uribe para inculparlo y asegura que quieren llevar al senador a prisión

Lombana menciona al senador Iván Cepeda como promotor de la campaña en contra de Uribe
El abogado critica una columna periodística que cambia la palabra «evitar» por «solicitar».

Desde que el abogado y político Álvaro Uribe dejó la presidencia de Colombia, tras ocho años de gobierno entre 2002 y 2010, sus detractores han intentado incriminarlo a través de denuncias por diferentes motivaciones contra el líder del Partido Centro Democrático, que tiene desde hace un año en la Casa de Nariño al presidente Iván Duque.

Uno de los casos más sonados es una investigación de la Corte Suprema de Justicia por supuesta manipulación de testigos, a raíz de una querella presentada por el senador Iván Cepeda, quien afirma que el expresidente coaccionó al paramilitar en prisión Juan Guillermo Monsalve, para que este cambiara su declaración sobre unos hechos violentos ocurridos en una finca que era propiedad de Uribe.

En días recientes, la publicación de una columna del periodista Daniel Coronell, en la revista Semana, generó una gran polémica. El comunicador incluyó en su escrito la transcripción de una llamada telefónica interceptada al actual senador Uribe, en la que se cambia la palabra “evitar” por “solicitar”, respecto a la quema de unas pruebas que comprometerían al expresidente.

DIARIO LAS AMÉRICAS entrevistó a Jaime Lombana, uno de los abogados del expresidente Uribe, quien no vacila al afirmar que existe una campaña desde la izquierda y las FARC, antigua guerrilla y hoy grupo político, para enviar al político de derecha a la cárcel mediante la creación de “pruebas falsas” y “montajes burdos”.

El expresidente Álvaro Uribe (izq.) y el abogado Jaime Lombana.

Lo sucedido en la revista Semana es muy grave y es una prueba adicional y absolutamente incontrovertible de que al presidente Uribe le tienen tendida una trampa desde hace tiempo, llena de manipulaciones, inducciones y tergiversaciones. Cómo es posible que en una conversación entre el presidente Uribe y el candidato al senado Sergio Araújo, que estaba discutiendo un tema electoral de unos votos, en el audio se escucha claramente cuando dice Sergio Araújo: ‘Hay que evitar que quemen o destruyan’, y en el informe del CTI colocan ‘Hay que solicitar’, como si fuera un acto de voluntad ir a quemar unas pruebas, y por eso el título [“Quemen eso”, título de la columna], malsano, que demuestra la malquerencia, el odio, la persecución de Daniel Coronell a Uribe, en el sentido de cómo una persona de la brillantez y la inteligencia de Coronell, porque eso nadie se lo niega, no constata previamente el audio o no llama previamente a las personas involucradas. Esa es una ley mínima de la Ley de Prensa. Pero, insisto, no sé qué sea más grave, si que sea la propia autoridad judicial investigativa de nuestro país, el CTI, que manipula el informe y hace semejante cambio tan absurdo de evitar por solicitar. Pero algo que tienen que tener en cuenta los lectores del DIARIO LAS AMÉRICAS es que esta interceptación surge de una orden dada por la Corte Suprema para interceptar a otra persona, un representante del Chocó, que tiene un hablado característico de la gente de esa hermosa tierra de Colombia, que es muy distinto al acento de Álvaro Uribe, que cualquier persona lo reconoce además, porque ya se nos informó que la persona que escuchaba las interceptaciones, dijo: “Oiga, esta no es la voz del representante del Chocó, esa es la voz de Álvaro Uribe”, y alguien en la Corte dijo: “No importa; siga grabando”.

¿Cómo y por qué cree que se dio el cambio de la palabra “evitar” por “solicitar”?

Eso no tiene explicación alguna a la prueba de la persecución y del montaje contra Álvaro Uribe. No tiene ninguna explicación que un funcionario de la Policía Judicial, un funcionario de carrera cambie “evitar” por “solicitar”, y además filtra el informe en esas condiciones de adulteración de la literalidad del documento. La filtración es otra prueba de la mala fe y de la persecución de estas personas que pertenecen al mismo grupo que quiere encarcelar a Uribe, con base en mentiras, manipulaciones y falsedades.

¿Cómo llegó la grabación a manos del expresidente Uribe, quien rápidamente pudo publicarla luego de que salió la columna?

Tiempo atrás la defensa había solicitado las pruebas que hay dentro del expediente, de tal manera que cuando él [Coronell] habló de esa grabación y de la fecha, inmediatamente la defensa y el equipo investigador, dijimos: “Este es el audio”. Cuando oímos el audio, nosotros estábamos muy tranquilos porque Álvaro Uribe nunca hace una expresión ilegal, ni nunca Álvaro Uribe ha manipulado a algún testigo; es una persona que cumple a cabalidad la ley y la Constitución colombiana. Por eso estábamos tan tranquilos, pero cuando buscamos el audio encontramos que lo que se cambia es la palabra “solicitar” cuando lo que estaban diciendo es que había que evitar que quemaran unos documentos electorales y se vincula con otro tema totalmente distinto, que es el tema de los testigos, que fue lo que publicó el periodista Coronell. Cualquier persona en el mundo, de izquierda, de centro, de derecha que quiera y respete la verdad, tendrá que concluir que a Álvaro Uribe lo están persiguiendo injusta e infamemente con montajes tan burdos como este. Lo que pasa es que ahora sabemos que es burdo, pero al momento en que lo publicaron todo el país y toda la comunidad internacional debió creer que Álvaro Uribe era una persona que quemaba pruebas.

Cuando usted habla de una campaña para encarcelar a Uribe, ¿a quién se refiere?

Es muy claro; son personas como el senador Iván Cepeda, personas de la izquierda que tienen nexos con las FARC y con lo que las FARC representó durante mucho tiempo en Colombia. No es un secreto y yo no creo que sea un atentado al pluralismo decir que el enemigo natural de este caso es el senador Iván Cepeda.

¿Cómo se puede ver al periodista Daniel Coronell en este caso? ¿Abusaron de su buena fe?

Yo creo que la animadversión del periodista Coronell lo enceguece. Por el odio, la pasión con que persigue a Álvaro Uribe, Daniel Coronell se ha tomado la molestia de solicitarle a la corte que fije fecha y hora para la indagatoria [8 de octubre] como si a la Corte Suprema le pudieran dar órdenes, sea quien fuere. Yo respeto mucho al periodista Coronell, respeto mucho su rol como informador y su libertad constitucional de informar, pero lo que sí no puedo respetar es una tergiversación como la que estamos comentando.

¿Cómo se ha visto afectado usted como abogado frente a esta campaña que asegura existe en contra de Uribe?

Lo que pasa es que todo el entorno del doctor Uribe somos varias las personas a quienes intentaron hacernos caer en una trampa para demostrar que queríamos hablar con el señor [Juan Guillermo] Monsalve, y entonces esa trampa fue un ardid pensado, enseñado para ver quién caía, y a mí también me usaron. Intentaron con el senador Macías, intentaron con el representante Álvaro Hernán Prada, intentaron también con el abogado Jaime Granado, para ver quién, bajo la premisa supuesta de ir a hablar con él, que quería decir algo, quién hablaba con él. A Dios gracias, y porque yo soy una persona prevenida, yo creo también en la ayuda de Dios, ni me le acerqué a ese señor porque nada hubiera tenido de malo que uno salude a una persona equis, pero, a Dios gracias, ni siquiera se dio ese momento. Por eso hablo de que ahí hubo una trampa donde no es que Uribe haya buscado hablar con ningún testigo, sino que eran ellos los que mandaban razones para que fueran a hablar con Monsalve. En eso consistía la trampa, y los estaba esperando [Monsalve] con una grabadora reloj dentro de la cárcel para ver quién se le acercaba.

¿Quién es Juan Guillermo Monsalve? ¿Cuál es su importancia en este caso?

El señor Monsalve es una persona que está condenada por secuestro con una pena muy alta y esa persona, de alguna manera, tuvo una cercanía con Iván Cepeda [senador colombiano de izquierda], y hace unas manifestaciones en contra del expresidente Uribe, pero también es cierto que dentro de las diligencias judiciales, interrogado por el abogado de la defensa del presidente Uribe, Monsalve dice que no tiene nada qué decir contra Uribe. Ahora cambia la versión.

¿Cuál es la versión actual de Monsalve?

La versión es que en la finca Guacharacas, que era de propiedad del expresidente Uribe se dieron unos actos violentos en contra de unos supuestos campesinos y unas supuestas personas que estaban involucradas en el conflicto armado que se dio en Colombia, tema totalmente falso, donde el presidente jamás estuvo en esos hechos; jamás estuvo en ese lugar, y todo es un montaje. A mí de verdad me duele como abogado y como ciudadano colombiano ver cómo puede estarse expuesto a un montaje tan sofisticado, tan perverso, tan elaborado a una persona que no ha hecho sino trabajar por Colombia.

¿Van a emprender algún tipo de acciones legales por la publicación?

En contra el funcionario del CTI sí hay una denuncia penal por haber hecho esa alteración, esa manipulación de la verdad, de la prueba concreta, y en ese sentido esa acción penal ya se inició y se hizo una ampliación. Nosotros poca confianza tenemos en el rol de la justicia frente a periodistas y malquerientes del presidente Uribe. La prueba es el archivo que hizo la administración de Justicia de la investigación del señor Iván Cepeda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *