ASIA Y OCEANÍA

Un australiano acusado de espía en China pide ayuda para volver a casa

Un académico australiano detenido en China acusado de espionaje pidió al primer ministro de Australia, Scott Morrison, ayudarle a «volver a casa lo más pronto posible».

Yang Hengjun, activista prodemocracia, expresó su solicitud a Morrison en un comunicado emitido a través de un funcionario consular, en el que también expresó su gratitud a los funcionarios australianos por el trabajo en su caso.

Yang está detenido en China desde enero sin acceso a su abogado o familia. China anunció formalmente el 23 de agosto su arresto bajo cargos de espionaje, un delito castigado con largas penas de prisión.

Morrison dijo el jueves que la sugerencia de que Yang actuó como espía para Australia era «absolutamente falsa».

«Defenderemos a nuestro ciudadano y esperamos que sea tratado adecuadamente y que se respeten sus derechos humanos», dijo en una entrevista televisada.

Yang, cuyo nombre legalmente es Yang Jun, había publicado principalmente en las redes sociales críticas al gobierno chino. Su cuenta en Twitter tiene más de 125.000 seguidores.

El profesor universitario chino-australiano es el último de una serie de ciudadanos extranjeros detenidos en China por cargos de espionaje o de intento de robo de secretos de Estado.

Dos canadienses, el exdiplomático Michael Kovrig y el empresario Michael Spavor fueron arrestados en diciembre.

Australia siempre se ha esforzado en evitar los encontronazos con Pekín, pero la detención de Yang aumentará la presión de la opinión pública sobre Canberra para que adopte una posición más dura frente a su principal socio comercial.

En Australia, existe una creciente preocupación por la influencia de Pekín en su política interna, así como acerca del creciente poderío militar chino en el Pacífico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *