ARGENTINA

Daer rechazó el nuevo salario mínimo pero descartó paros de la CGT

El cosecretario general de la CGT, Héctor Daer, rechazó de forma «absoluta» a partir de su «insuficiencia» y «la realidad económica de los sectores más vulnerables», el nuevo salario mínimo de 16.875 pesos, en tres tramos, que laudó la Secretaría de Trabajo, y convocó a los argentinos a modificar «el modelo económico en octubre».

Las cámaras empresarias de todas las actividades ofrecieron una mejora del 25 por ciento en un tramo desde agosto y otro 5 por ciento en noviembre, lo que fue rechazado por la CGT y ambas CTA, por lo que el ministro de Producción y Trabajo, Dante Sica, laudó según sus facultades y fijó el nuevo mínimo en 16.875 pesos.

El encuentro del Consejo del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo, Vital y Móvil comenzó por la mañana para conformar las distintas comisiones, aunque en las dos sesiones plenarias vespertinas «no hubo posibilidad de acuerdo o consenso alguno».

La reunión anual del organismo tripartito, que determina el ingreso mínimo para el personal no encuadrado en los convenios colectivos y los beneficiarios de prestaciones por desempleo y planes sociales, concluyó en «un rotundo fracaso» ante las disímiles posiciones, según coincidieron en señalar los dirigentes sindicales de la CGT.

«La propuesta empresarial no generó satisfacción. Las centrales obreras reclamaron un mínimo idéntico al valor de la canasta básica (hoy de 31.900 pesos). Tiene una lógica muy clara recomponer el básico, que es el ingreso inicial de todos los argentinos. Tanto las cámaras como el gobierno señalaron la imposibilidad de acceder a eso», dijo Daer.

En una conferencia de prensa ofrecida luego del encuentro y sobre el ingreso a Trabajo que da sobre la calle 25 de Mayo -ante la masiva movilización que ocupó y cortó cuatro cuadras de la Avenida Leandro N. Alem 650- Daer enfatizó que «en 2018 el mínimo fue modificado solo en un 25 por ciento, cuando el dólar valía entonces 20 pesos».

«Hubo una devaluación del 200 por ciento, lo que tiene impacto real y concreto sobre los alimentos y consumos sensibles de los sectores más vulnerables. En el resto del mundo se toma el 60 por ciento del promedio salarial, que ronda los 30 mil pesos. Además, el gobierno decidió que el ingreso mínimo no sea acumulativo», precisó Daer.

El dirigente de la sanidad añadió que «no se acordó tampoco una actualización del mínimo por cláusula gatillo»; convocó a modificar «el modelo económico en octubre» para recuperar «los ingresos y construir un país diferente» y descartó la posibilidad de que la CGT convoque a medidas de fuerza ante «la proximidad de la elección presidencial».

«La inestabilidad y vulnerabilidad de estos días es un termómetro de la situación. La gente ya se expresó con su repudio electoral. El 70 por ciento total de los argentinos rechazaron la política económica oficial. Ahora hay que pedirle al Ejecutivo que gobierne y que trate de no hacer sufrir a los sectores más vulnerables», concluyó el sindicalista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *