EUROPA

España desea un acuerdo entre Londres y Bruselas pero dice estar lista para un Brexit duro

El Gobierno de España se mostró convencido de que todavía hay tiempo para que la Unión Europea y el Reino Unido lleguen a un acuerdo para un Brexit ordenado, aunque al mismo tiempo Madrid dice estar preparada para afrontar la eventualidad de una salida no pactada.

«España hizo su trabajo y aprobó un Real Decreto con medidas de contingencia para un Brexit sin acuerdo», recordó este 30 de agosto la portavoz del Gobierno español, Isabel Celaá.

La ministra portavoz cree que, ante los recientes acontecimientos en la política británica, parece evidente que «nos enfrentaremos a un Brexit duro».

Pese a sus palabras, Celaá manifestó que el deseo de España es «no tener que aplicar» el decreto de medidas de contingencia, lo que implicaría la consecución de un acuerdo de último momento entre Londres y Bruselas.
Ese decreto, aprobado el pasado 1 de marzo, establece una serie de medidas para evitar una ruptura brusca protegiendo los derechos de los ciudadanos británicos en España en asuntos como el acceso a la asistencia sanitaria o el reconocimiento de sus cualificaciones profesionales y académicas.

Del mismo modo, el decreto contempla una serie de medidas para garantizar la continuidad de los servicios financieros y aborda cuestiones relativas al mantenimiento de los flujos comerciales.

Además, en noviembre de 2018, España y Gibraltar —un pequeño territorio británico de ultramar situado al sur de la Península Ibérica— firmaron cinco memorandos de entendimiento que guiarán sus relaciones durante el periodo transitorio para la materialización del Brexit que se abrirá una vez que este se empiece a ejecutar.

Esos memorándums establecen cuestiones relativas al comercio del tabaco (Gibraltar elevará el precio evitar el contrabando hacia España), al mantenimiento de los derechos de los trabajadores fronterizos, a los compromisos medioambientales y a la cooperación tanto policial como aduanera.
El Reino Unido aprobó en un referéndum de 2016 separarse de la UE, pero no pudo hacerlo en la fecha prevista inicialmente, el 29 de marzo pasado, por la negativa del Parlamento británico a aprobar el acuerdo de divorcio.

Según los planes vigentes, el país debe abandonar la UE el 31 de octubre de 2019, con o sin acuerdo.

Recientemente, el primer ministro británico, el conservador Boris Jonhson, decidió suspender temporalmente el Parlamento británico durante cinco semanas, hasta el 14 de octubre, una maniobra que reduce el margen de actuación de los diputados opuestos a una salida abrupta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *