EE.UU

Aumenta cifra de muertos tras segundo tiroteo en el mes en Texas

Siete personas murieron en el oeste de Texas después de que un hombre abriera fuego desde un automóvil luego de recibir el alto de la policía por cometer una infracción de tránsito el sábado en la tarde. El agresor también murió en el enfrentamiento con la policía, informaron las autoridades.

Todo comenzó el sábado en la tarde, cuando la policía dio la orden de alto a un auto por no señalizar un giro a la izquierda en una autopista interestatal, pero el conductor apuntó un rifle hacia la ventanilla trasera de su vehículo e hizo varios disparos hacia la patrulla.

El hombre escapó de la escena para luego secuestrar un pequeño camión del servicio de correos y disparar a la gente mientras conducía por la zona de Odessa y Midland, dos ciudades cercanas en el corazón de Texas. Todo acabó cuando los oficiales acorralaron al conductor en el estacionamiento de un cine.

«Mi corazón se parte por todas las víctimas», indico el jefe de la policía de Odessa, Texas, Michael Gerke, al ofrecer una rueda de prensa el domingo en la tarde.

Detalló que al menos 22 personas resultaron heridas y que el atacante usó un «arma tipo AR». «No hay respuestas definitivas en cuanto a motivos o razones en este momento», indicó Gerke.

El jefe de policía indicó que el atacante – identificado previamente como un hombre blanco en sus 30 – tenía antecedentes criminales, pero no dio detalles y se negó a dar su nombre.

Anteriormente, el FBI pidió a cualquiera que tenga información sobre este tiroteo que se comunique con el Centro Nacional de Operaciones de Amenaza del FBI.

Entre las víctimas estarían la trabajadora del servicio postal a quien el atacante disparó para robarle el camión. La policía detalló que las víctimas tenían edades entre 15 y 57 años.

Entre los heridos hay tres policías, quienes estarían estables, y una bebé de 17 meses, que recibió varios disparos.

El gobernador del estado, Greg Abbott, ordenó que las banderas de Texas se bajen a media asta en honor a las víctimas hasta la tarde del jueves 5 de septiembre.

“Midland-Odessa fue golpeado por un ataque cobarde y sin sentido”, afirmó el gobernador en la declaración, donde ofreció sus condolencias a los familiares y a la comunidad.

El secretario interino de Seguridad Nacional, Kevin McAleenan, estuvo este domingo en el programa de ABC “This Week” y calificó el tiroteo como “extraordinariamente preocupante”.

Indicó que los tiroteos son una «amenaza de seguridad nacional» e indicó que el departamento hará un “seguimiento agresivo”, pero que todavía no sacarán ninguna conclusión.

Por su parte, el presidente Donald Trump, quien canceló una visita a Polonia para monitorear al huracán Dorian, calificó la situación como “muy dura y triste” y agradeció la respuesta de los oficiales.

Trump, que atribuyó el tiroteo a «otra persona enferma» y afirmó que «es un problema mental, un gran problema», elogió la actuación de las fuerzas policiales y de emergencia.

“Gran trabajo de la policía de Texas y al personal de emergencia en el manejo de la terrible tragedia por el tiroteo de ayer. Gracias también al FBI, gobernador Greg Abbott y todos los demás ¡Una situación muy dura y triste!”, tuiteó el mandatario.

Conversando con reporteros el domingo, el presidente indicó que seguía hablando con el Congreso para posibles esfuerzos legislativos relacionados a las armas de fuego.

Este ataque se da semanas después de que, en El Paso, Texas, otro hombre armado matara a 22 personas en una tienda de la cadena Walmart. Abbott sostuvo reuniones esta semana con legisladores para discutir sobre prevención.

Con el tiroteo de este sábado, son 25 los asesinatos masivos en Estados Unidos este año, igualando el total de todo 2018, según la base de datos realizada por la agencia AP, USATODAY y Northeastern University.

Está programada una vigila para esta noche 7:00 p.m. en honor a las víctimas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *