EE.UU

Trump asegura que tiroteo de Texas «no cambia nada» del debate sobre las armas

«Seguimos con lo mismo. No ha cambiado nada», afirmó Trump en declaraciones a la prensa desde la Casa Blanca tras volver de su fin de semana en Camp David.

El presidente Donald Trump afirmó este domingo que el último tiroteo en Texas en el que ya han muerto siete personas «no cambia nada» en el debate sobre la legislación sobre armas en EEUU y recordó que una comprobación de antecedentes no habría evitado ni este ni incidente ni los registrados en los últimos años.

«Seguimos con lo mismo. No ha cambiado nada», afirmó Trump en declaraciones a la prensa desde la Casa Blanca tras volver de su fin de semana en Camp David. «Mucha gente está hablando de ello y es una falta de respeto hacia lo que pasó ayer en Texas», dijo al ser interrogado por una posible reforma de la normativa sobre posesión de armas.

El mandatario explicó que está en contacto con congresistas para una nueva iniciativa legislativa y en estas conversaciones ha surgido la posibilidad de endurecer la investigación de los antecedentes de quien solicite una licencia y en ese sentido subrayó que ello «no habría impedido ninguno» de los incidentes de los últimos años.

Además, reiteró que en su opinión la violencia con armas de fuego es una cuestón de salud mental. «Estamos estudiando muchos aspectos. Estamos estudiando muchas propuestas de texto distintas. Ideas, conceptos. Llevamos ya un tiempo», indicó.

«Las comprobaciones de antecedentes en gran medida, y tristemente, no habrían detenido ninguno de los incidentes de los últimos cuatro o cinco años. Es un gran problema. Es un problema mental. Es un gran problema», argumentó el Presidente.

Las autoridades informaron de que el responsable de los disparos del sábado en Texas murió tras ser abatido luego de dejar siete muertos y más de 20 heridos. El individuo disparó desde su vehículo cuando circulaba por la ciudad de Odessa.

Trump afirmó que el responsable del tiroteo era «una persona muy enferma» y ha destacado el trabajo del gobernador texano, Greg Abbott, y de las fuerzas de seguridad por su respuesta a este incidente. «Es trágico, pero hicieron un gran trabajo en esas circunstancias. Otra persona muy enferma. Quiero darle las gracias a todos los implicados. Siempre se dice que fue malo, pero podría haber sido peor. Está claro que fue malo. Una situación muy, muy triste», agregó.

Tras los recientes tiroteos de El Paso y Dayton en los que murieron más de 30 personas, Trump manifestó su apoyo a introducir un mayor control sobre antecedentes, pero después retomó el discurso y los argumentos de la Asociación Nacional del Rifle.

FUENTE: Con información de Europa Press

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *