ASIA Y OCEANÍA

China y Corea del Norte sincronizan sus relojes en Pyongyang

Durante la visita a Corea del Norte del ministro de Exteriores de China, Wang Yi, se abordará cómo coordinar la estrategia entre ambos países ante la cambiante situación en la península coreana, la mediación de China entre Corea del Norte y la comunidad internacional y la visita de King Jong-un a China, según los expertos consultados por Sputnik.

La visita del diplomático chino a Corea del Norte durará tres días: del 2 al 4 de septiembre. «Es una visita bastante larga, lo que dice mucho de la apretada agenda de las reuniones», opina Konstantín Asmólov, docente del Centro de Investigación Coreana de la Academia de Ciencias de Rusia. Subraya que una de las cuestiones más importantes será preparar la visita de Kim Jong-un al gigante asiático, planeada, en principio, para octubre. Otra de las cuestiones sobre la mesa será coordinar las estrategias de ambos países. La visita de Wang es bien oportuna, añade Asmólov, porque se advierte un horizonte de incertidumbre en la situación que atraviesa la península coreana.

«La guerra comercial de EEUU con China se recrudece. Y a ella se añade ahora la oposición de Japón y de Corea del Sur. Las pasadas maniobras militares entre Corea del Sur y Estados Unidos van a influir negativamente en las perspectivas de diálogo entre Pyongyang y Seúl», augura. Al presidente surcoreano, Moon Jae-in, le interesan «los actos simbólicos que le garantizan la imagen de alguien conciliador y diplomático», mientras que en Pyongyang «quieren pasos de verdad», agrega Asmólov.
¿Qué más interesa a Corea del Norte? El papel mediador que puede desempeñar China, opina Park Jong Chol, profesor de la Universidad Nacional de Gyeongsang (Corea del Sur). El docente cree que las relaciones entre su país, Corea del Norte y EEUU han llegado a un callejón sin salida. También considera que en Pyongyang quieren que el gigante asiático explique a la comunidad internacional la posición que Corea del Norte defiende ante los ejercicios navales que su vecino y Estados Unidos protagonizaron justo antes de la reunión entre Kim Jong-un y Trump.

 El presidente chino, Xi Jinping, y el norcoreano, Kim Jong-Un, junto a sus esposas.

Asmólov no coincide con Park en que las relaciones están en un callejón sin salida porque Kim y Trump son pragmáticos.

«Entienden que el problema se tiene que resolver y que, de lo contrario, mañana será demasiado tarde. Y a la vez ambos reconocen que tampoco existe una solución ideal que contente a ambas partes. Lo ideal para Corea del Norte es que se levanten las sanciones, y lo ideal para EEUU es el desarme total norcoreano», explica.

A pesar de las buenas relaciones entre Pekín y Pyongyang, es posible que al gigante asiático no le convenza congelar la desnuclearización de la península y que, por tanto, esté esperando de Corea del Norte más esfuerzos en esa dirección. Así que este puede ser uno de los temas que se aborden durante la visita del ministro de Exteriores chino, según ha señalado a Sputnik Wang Junsheng, profesor del Instituto de Estudios Asia-Pacífico y Estrategia Global de la Academia de Ciencias Sociales de China.

Un misil balístico intercontinental de Corea del Norte (archivo)

«Por una parte, con la visita se quiere contribuir a desarrollar las relaciones entre China y Corea del Norte (…) Por la otra, se quiere hacer posible resolver la cuestión nuclear en la península. Es un problema que no atañe solo a EEUU y a Corea del Norte, sino también a los intereses nacionales chinos», concluye Wang Junsheng.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *