AMÉRICA Y CARIBE

Sede presidencial de Ecuador se encuentra blindada por manifestación indígena

El Palacio de Carondelet, sede de la Presidencia de Ecuador, se ha ido blindando ante la prevista llegada esta semana de miles de indígenas, dentro de la ola de protestas que sacude el país desde el jueves pasado por las medidas económicas del Gobierno.

Efe constató este lunes que el anillo de seguridad va ampliándose poco a poco hasta alcanzar las calles más alejadas, con severas restricciones al paso de viandantes y también al de periodistas.
Todo el perímetro de seguridad, que abarca en algunos casos hasta varias calles de distancia, ha sido cercado con vallas y alambre de púas convirtiendo el palacio en un auténtico bastión militar donde se prohíbe filmar por el estado de excepción.

Las primeras medidas de seguridad fueron introducidas con los graves disturbios del jueves y viernes, pero el sábado, con la capital más relajada, aún era posible acceder a la Plaza Grande, que estaba cercada desde adentro y por tanto vacía.

(Lea también: Ecuador | Reportan alrededor de 500 detenidos durante disturbios)

El domingo, el anillo fue ampliado y este lunes toda la zona ha quedado bajo control militar y policial.

Apostados en los accesos se encuentran agentes de policía, fuerzas antidisturbios y soldados, estos últimos plenamente pertrechados con cascos, chalecos y armas de asalto.

Además, la noche del domingo, un pequeño contingente de militares boinas rojas (fuerzas especiales paracaidistas) se desplegó en los alrededores del Palacio como precaución y revisaban todo el sector para inspeccionar las medidas de seguridad adoptadas.

Su poca discreta llegada en sendos transportes blindados de personal (TBP) llamó la atención de la población y la difusión por redes sociales de vídeos con su llegada al casco antiguo generó cierta alarma y el falso temor a una salida de los militares a las calles.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *