DEPORTES

También fue record de audiencia

El Mundial de Fútbol femenino que se disputó este año en Francia y en el que Estados Unidos revalidó su corona fue un éxito en materia de audiencia, según confirman hoy cifras dadas a conocer por la FIFA.
La entidad informó que un total de 1.200 millones de telespectadores de todo el planeta siguieron las instancias del torneo que representó un último impulso para que el fútbol femenino se profesionalizase luego en algunos países.
Unos 993,5 millones de personas observaron el Mundial femenino por televisión, mientras que otros 481,5 millones lo hicieron a través de las distintas plataformas digitales, un nuevo modo de ver el fútbol en estos tiempos.
La final que Estados Unidos le ganó a Holanda fue vista por 263 millones de telespectadores, que siguieron las instancias del partido por al menos un minuto, según se desprende del informe de la FIFA.
En esos 90 minutos el promedio de audiencia llegó a 82,18 millones de espectadores, el más alto de la historia y un 56 por ciento por encima de la final de Canadá 2015 en la que Estados Unidos derrotó a Japón.
Números que refrendan también el crecimiento que logró este deporte en los últimos años si se los compara con la audiencia que alcanzó la pasada edición mundialista de hace cuatro años, vista por 765 millones de personas.
En total, un 30 por ciento más alta resultó la audiencia televisiva del Mundial en suelo galo y un 43 por ciento superior la de aquellos que siguieron las instancias en plataformas digitales, que pasaron de 86 a 480 millones de personas.
La audiencia promedio en los 52 partidos del Mundial de Francia rondó los 17,27 millones, más del doble de los 8,39 millones que siguieron los duelos en Canadá 2015, con picos que alcanzaron niveles record en algunos países como Italia.
«Más que un evento deportivo, el Mundial Femenino 2019 representó el fenómeno cultural que más atención acaparó en los medios y puso al fútbol femenino en el centro de la escena», resumió Gianni Infantino, presidente de la FIFA.
«Haber superado los 1.000 millones de telespectadores refleja la fuerza que alcanzó este deporte e indica también que si se promueve y transmite correctamente, ya sean hombres o mujeres, el público siempre querrá ver los partidos», agregó.
Entre los más vistos del Mundial femenino en Francia, además de la final claro, se destacan el partido que enfrentó a la selección anfitriona con Brasil en octavos de final y que ganaron las dueñas de casa por 2-1.
Ese partido fue observado por 60,67 millones de personas, mientras que unos 43,16 millones presenciaron las instancias del choque entre Estados Unidos e Inglaterra (terminó 2-1 también) en semifinales.
Ahí nomás de meterse en el podio en materia de audiencia estuvo el duelo que sostuvieron Italia y Brasil (0-1), que resultó el más visto de la fase de grupos y el cuarto de todo el torneo con 42,33 millones de seguidores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *