ARGENTINA

El plan para la «normalidad económica» que presentó Fundación Capital, dirigida por Redrado

El ex titular del BCRA, quien espera tener algún cargo cuando asuma el próximo gobierno, ha propuesto una serie de pensamientos que causan polémica.

La Fundación Capital que que dirige Martín Redrado, publicó un informe con una secuencia de pasos «hacia la normalidad». El plan económico integral con consenso político conduce hacia la negociación de un nuevo programa con el FMI que decante en el acceso a los mercados de créditos.

La presentación se hizo en la Bolsa de Comercio porteña el jueves pasado y siempre según el documento, la negociación con el Fondo Monetario «debería resultar en una mutación del crédito Stand By firmado con el gobierno de Mauricio Macri en un programa de «facilidades ampliadas».

Dicha modalidad posee plazos más extensos que el actual y exige compromisos en materia de reformas estructurales que el Frente de Todos descartó en su campaña electoral, como modificaciones sustanciales en materia previsional y laboral.

La oferta de las facilidades sería del mismo FMI aunque el presidente electo optaría por una 3ra vía que prescinda de las pretensiones reformistas del FMI.

Para que la Argentina regrese a los mercados voluntarios de crédito se requeriría de las «regalías petroleras y mineras» como garantías. Esto no es bien visto por las provincias que se benefician de esos recursos y por ello, Fernández no buscaría entrar en discusión con gobernadores.

Sobre los «dólares genuinos» que se contarán en 2020, se contempla que el campo tenga «buenas» perspectivas pero hay «factores a monitorear», como el clima y la evolución de los precios de las materias primas «en un entorno global volátil».

Además, se espera que la industria brasilera se recupera en un 2,3% y esto tendría un impacto en las exportanciones ya que es el principal socio comercial.

Otro de los sectores que se beneficiaría son: minería, el turismo y la tecnología de la información.

Por último el informe analiza el vencimiento de deuda y se plantea que en el primer cuatrimestre del 2020 sea de US$16.500 millones, de los cuales el 56% está nominado en pesos.

Para 2022 y 2023 sería un panorama más difícil por la deuda que eleva hasta los US$24.900 millones y US$25.900 millones los vencimientos con organismos internacionales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *