SALUD

Diabetes: el cambio de alimentación y hábitos puede ayudar a sanar esta enfermedad

La diabetes es una afección crónica del sistema endocrino, que se caracteriza por no producir la suficiente insulina (tipo 1) o la dificultad de procesar la glucosa (tipo 2).

Esto provoca que los niveles de glucosa en la sangre aumenten afectando a otros órganos por lo que cuando no se trata de forma correcta desemboca en problemas más graves. Algunos de ellos son insuficiencia renal, arterioesclerosis, problemas en la vista, pie diabético, entre otros.

Hay algunos aspectos que afectan directamente al cuerpo e intervienen en la producción saludable de glucosa. Los malos hábitos son:

-Llevar un estilo de vida desordenado.

-No tener horarios fijos para comidas o pasar muchas horas sin comer.

-Vivir bajo un alto nivel de estrés.

-Dormir poco.

-Exceso de trabajo intelectual o de la práctica de actividad física.

La alimentación
El consejo más conocido para evitar que desencadene un proceso que culmine en la diabetes es evitar el consumo de alimentos que alteran los niveles de glucosa en la sangre. Algunos de ellos son azúcares simples, alcohol, cereales y harinas refinadas, papas fritas o café.

Se recomienda por ejemplo, ingerir alimentos que relajen el páncreas, como son las legumbres, cereales integrales, las almendras y verduras dulces como la zanahoria, calabaza o cebolla.
Y, sin dudas, visitar a un médico especialista es la mejor decisión para comenzar a tratar el tema.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *