SALUD

¿Urgencia urinaria con dolor? Podría ser cistitis

La cistitis que más se conoce es la producida por una infección urinaria, pero el síndrome de vejiga dolorosa es una forma de cistitis. Este proceso inflamatorio es crónico y se manifiesta con urgencia urinaria asociada al dolor.

El dolor se produce por la distensión de la vejiga, y tiende a irradiarse hasta la parte posterior y hacia la región del recto. Por lo general se alivia cuando el paciente vacía la vejiga.

La uróloga Vanda López explica que “el problema que ocurre con este síndrome es que la vejiga pierde su elasticidad y hay una alteración neurológica donde ocurre una especie de hiperestimulación”. En este caso los receptores que están dentro de la vejiga (encargados de transmitir la sensación de que esta se está llenando), realizan su función de manera exagerada y esto se percibe como dolor.

Algunos pacientes presentan sangre al orinar porque al distenderse la vejiga (a medida de que se llena) se rompen los vasos sanguíneos. Estos pacientes son muy difíciles de tratar, asegura la experta, porque no hay medicamentos con resultados exitosos. Además se desconoce la causa de este cambio morfológico de la vejiga que conlleva a cambios en su función.

Cistitis intersticial
Además, hay una condición especial dentro de este síndrome que es la cistitis intersticial, una patología poco frecuente, donde a la capa mucosa que reviste a la vejiga por dentro se le forman parches microscópicos, las moléculas de la orina se filtran por estos parches y estimulan directamente a los receptores, lo que ocasiona una respuesta inflamatoria severa. Y a pesar de que la vejiga se vacíe, la parte neurológica queda estimulada y el paciente tiene dolor vesical constante. Dicho dolor aumenta a medida que pasan los años, y la tolerancia a la cantidad de orina es cada vez menor.

Recomendaciones
López comenta que prevenir esta condición es prácticamente imposible, pero hay medidas que se pueden tomar para tener una salud vesical:

– Evitar consumir comidas condimentadas y picantes.

– Vaciar la vejiga de 3 a 4 horas para evitar que los componentes tóxicos de la orina la afecten.

– Cuidar la alimentación.

– Tomar mucho líquido, sobre todo agua para que la orina no sea tan irritante.

Para los pacientes que ya presentan esta condición recomienda llevar una vida relajada, evitar las condiciones de estrés, tratar de modular las respuestas ante las condiciones externas que causan estrés, realizar actividades físicas como el yoga, caminatas y ejercicios de relajación.

Fuente: Vanda López. Urólogo, especialista en patologías del piso pélvico. Teléfono: 0212.284.3812 / 285.10.15. Twitter: @unipelvis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *