ORIENTE MEDIO

Los libaneses celebran su fiesta nacional y sueñan con «una nueva independencia»

Los libaneses celebraron el viernes el 76º aniversario del nacimiento de la República, en medio de grandes protestas contra sus dirigentes y con la esperanza de una «nueva independencia» para el país.

Desde el 17 de octubre, el país vive al ritmo de un movimiento sin precedentes contra todos los dirigentes políticos, considerados incompetentes y corruptos. Gracias a estas protestas, cientos de miles de libaneses, de todos los bandos, creen que es posible un cambio en su clase dirigente, estática desde hace décadas.

«Es la primera vez que los libaneses, de todas las comunidades, se manifiestan masivamente sin que exista el llamamiento de un partido en particular», afirma a la AFP Tamara, estudiante de 21 años en Beirut. «Esta es la verdadera independencia», añade.

El 22 de noviembre de 1943, Líbano, bajo mandato francés desde 1920, logró la independencia después de las manifestaciones populares que congregaron a cristianos y musulmanes.

Sin embargo, el país sufrió posteriormente una guerra civil (1975-1990) y dos ocupaciones extranjeras, israelí (1978-2000) y siria (1976-2005). Durante años permaneció profundamente dividido, tanto religiosa como políticamente.

Pero este año, en la plaza de los Mártires, un lugar importante de las protestas de las últimas semanas, los libaneses se preparan para celebrar una independencia que tendrá un sabor diferente.

– Fiesta en la calle –

«Queremos recuperar nuestra independencia de los corruptos que nos gobiernan», clama un manifestante de 26 años.

Debido a las protestas, el desfile militar tradicional, que se celebraba cada año en el paseo marítimo, se transformó en un modesto acto en el interior del ministerio de Defensa, en presencia del presidente Michel Aoun y del primer ministro saliente, Saad Hariri.

Es una victoria más para un movimiento que ya provocó la dimisión del gobierno, el 29 de octubre, e impidió la celebración de reuniones parlamentarias sobre una controvertida ley de amnistía general.

Sin embargo, por el momento no se vislumbra ninguna salida a este pulso entre gobierno y manifestantes y paralelamente, el país está sumido en una crisis económica persistente.

En un discurso televisado el jueves por la noche, Aoun reiteró su llamado a un «diálogo», pero sin formular ninguna propuesta concreta.

Además y aunque el movimiento fue pacífico hasta ahora y la respuesta de las autoridades moderada, dos personas han muerto durante las manifestaciones.

No obstante, la perseverancia se mantiene y comenzó a haber llamamientos en las redes sociales para organizar «marchas civiles» en todo el país para recalcar la exigencia de que los dirigentes actuales dejen sus cargos.

Con velas, linternas de los teléfonos celulares o encendedores, los manifestantes también fueron convocados, a través de la red WhatsApp, a encender allá donde estén una «luz de la independencia» después del anochecer.

En Saida (sur) está prevista una manifestación contra «la oscuridad, el robo, la corrupción y la pobreza».

También circula en las redes sociales una versión alternativa del himno nacional que rinde homenaje a las mujeres, en primera línea de la protesta.

Muchos libaneses que viven fuera del país también participarán en este día de la Independencia especial. Se prevé que centenares de personas procedentes del Golfo, Europa, América del Norte o Australia vayan desde el aeropuerto hasta la plaza de los Mártires para participar en esta fiesta popular.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *