ARGENTINA

Las senadoras radicales piden un protocolo de violencia de género por el caso Alperovich

Se aplicaría para denuncias de las empleadas, como la ex sobrina del tucumano. Debería implementarlo Cristina cuando reemplace a Michetti.

Las senadoras de la UCR pidieron aplicar el protocolo para la prevención de violencia laboral con perspectiva de género, aprobado en 2018, que le permite a las empleadas exponer posibles casos de acoso sexual

Fue en respuesta a la denuncia de la sobrina del senador tucumano José Alperovich, por supuesta violación durante dos los dos años y medio que trabajó con él para la campaña electoral de junio. La víctima describió haber sido víctima en su condición de subordinada laboral que el protocolo bien podría haber previsto.

Fuentes del Senado aseguraron a LPO que cumple funcione en el despacho de la tucumana Beatriz Mirkin, mano derecha de Alperovich, pero tras la denuncia se la trasladó a la secretaría parlamentaria y se le permitió no ir a trabajar por un tiempo.

«La Justicia debe investigar a fondo la grave denuncia que se radicó hoy contra José Alperovich. Consideramos que se deben poner a marcha todos los mecanismos previstos para proteger a las víctimas de delitos como los relatados en la denuncia contra el senador por Tucumán, a la vez que se debe garantizar la protección de la integridad quien denuncia y evitar su revictimización», pidió Silvia Elías de Pérez, senadora tucumana de la UCR.

El protocolo fue aprobado hace un año y las radicales le pidieron a Michetti aplicarlo. Desde el mes que viene, deberá implementarlo Cristina.

«En el Senado, solicitamos a la Presidencia de la Cámara que active el protocolo previsto para estos casos, el cual fue sancionado en 2018. No queremos que especulaciones políticas tiñan de sospechas la investigación de estos graves hechos, solo pedimos que los jueces actúen sin más límite que la ley y la verdad», solicitó.

El protocolo fue aprobado en octubre de 2018 y contempla varias instancias para prevenir casos de abuso sexual y recibir denuncias anónimas de quienes se hayan sufrido violencia de género situaciones laborales.

Se contemplan casos de agresiones físicas, acoso y agresión sexual, acoso moral y psicológico y hechos de «connotación sexista simbólica». Un comité de seguimiento de acoso laboral será el encargado de chequear el cumplimiento del protocolo.

La implementación corre a cargo de la presidencia del Senado, que hasta el 10 de diciembre será Gabriela Michetti y luego Cristina Kirchner, la jefa política de Alperovich. Entre 2011 y 2013 respaldó como presidenta provisional a la esposa, Beatriz Rojkés.

Tanto es así que el martes el tucumano anunció que volvería a enrolarse a Argentina Federal, el bloque de los gobernadores, pero que la futura vicepresidenta será su única jefa. Anticipó la presión del día siguiente para mudar a Carlos Caserio al Gabinete y proclamar a José Mayans en la presidencia de bloque.

El caso Alperovich no tardará en debatirse en la banca de la mujer, presidida por la pampeana Norma Durango, que en diciembre trató la denuncia contra su coterráneo radical Juan Carlos Marino, finalmente sobrestimada en la justicia.

El tucumano se declaró inocente y se presentó ante los tribunales de su provincia para ser investigado, pero mientras tanto deberá dar explicaciones. Y, tal vez, someterse a un protocolo, implementado por Cristina Kirchner.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *