OPINIÓN

Iniciativa Spotlight: la campaña que prepararon la UE y la ONU para cinco países latinoamericanos

La iniciativa Spotlight de las Naciones Unidas busca «eliminar las formas de violencia contra las mujeres y niñas en el mundo» y, específicamente, «frenar la violencia feminicida» en cinco países latinoamericanos. Sputnik estuvo en su presentación en México y te explica de qué se trata.

Con la participación de seis agencias de las Naciones Unidas que gestionarán 500 millones de euros —550 millones de dólares— brindados por la Unión Europea, en alianza con el Gobierno de México, la sociedad civil y el sector privado, la iniciativa Spotlight se centra en la eliminación del feminicidio, la violencia sexual y doméstica, la trata de personas, la explotación sexual y laboral en Argentina, El Salvador, Guatemala, Honduras y México.

Así, el trabajo de ONU Mujeres, el Programa para el Desarrollo (PNUD), el Fondo de población de las Naciones Unidas (UNFPA), la Oficina contra la Droga y el Delito (UNODC), la Oficina del Alto Comisionado para los Derechos Humanos y UNICEF apunta a generar impactos locales —a nivel de los estados y municipios en el caso mexicano— de las políticas macro.

Su interés, explicó a Sputnik la coordinadora de la iniciativa en México, María Inés Mesta, es la creación de un método efectivo en la reducción de la violencia machista, que pueda ser «replicable» en otros municipios con situaciones similares.
Hay que tener presente que México es el país más violento del continente para las mujeres. Según las cifras presentadas por la activista María Salguero (la autora del mapa del feminicidio en México), en el país se cometen 10 feminicidios al día, incluyendo en la cuenta a las mujeres asesinadas por grupos paramilitares del crimen organizado.

El caso ejemplar de Mariana Lima Buendía: una década de lucha por la justicia
Irinea Buendía fue invitada a participar en la presentación de la iniciativa Spotlight en México. Su lucha dio comienzo tras el feminicidio de su hija —ocurrido en Chimalhuacán, estado de México, el 28 de junio de 2010—. Buendía logró que su caso pasara de estar catalogado como un suicidio —buscando ocultar la responsabilidad de su esposo en su muerte— a cosechar un fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación en 2015 que mandata a todos los funcionarios judiciales del país cómo deben investigar los feminicidios en México.

El fallo Mariana Lima Buendía —la hija de Irinea y de Lauro Lima, recientemente fallecido— es un precedente inevitable, que sentó jurisprudencia e hizo aterrizar en el ordenamiento jurídico local el fallo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), que en 2009 condenó al Estado mexicano por su responsabilidad en la falta de diligencia en la investigación de los feminicidios de varias mujeres a las afueras de ciudad Juárez, lugar conocido como Campo algodonero.
«La sentencia Mariana Lima habla de la necesidad de capacitar a los servidores públicos, a todo el poder judicial que trabaje casos de género. Una de las recomendaciones de la Convención de las Naciones Unidas para eliminar todas las formas de discriminación contra las mujeres (CEDAW) habla en el mismo sentido. Entonces ¿por qué ellos no entienden que mientras no haya capacitación, no van a poder entender de qué se trata?», dijo Irinea Buendía en diálogo con Sputnik.

«La misma relatora de la CEDAW, Magalys Arocha, vino a México el año pasado y dijo que se tiene que entender la perspectiva de género de acuerdo a lo que es, no a un criterio e interpretación personal, como si fueran enchiladas», dijo Buendía.
Esta mujer, que se convirtió en un referente de la lucha contra la impunidad en los crímenes cometidos contra las mujeres en el Estado de México (el estado conurbado a la capital mexicana, que ostenta cifras de violencia récord en el país), tiene una mirada crítica y preocupada por la situación crítica que México alcanzó en poco tiempo:

«Cuando asesinaron a mi hija, el promedio era de tres o cuatro mujeres asesinadas por día, ahorita son 10. ¿Qué quiere decir esto? Que la autoridad ha hecho poco o nada para atacar este problema y todavía no tiene claridad de qué va a hacer. Necesita darse cuenta realmente de lo grave que está la situación», dijo a Sputnik.
El 24 de noviembre, el día previo a la celebración mundial de la jornada por la eliminación de la violencia contra las mujeres, Irinea encabezó una marcha en Nezahualcóyotl, un municipio del estado de México, que tiene ya dos alertas de género debido a la cantidad y gravedad de los crímenes contra niñas y mujeres que allí se cometen.

«Posicionamos en la marcha que las alertas de género no van a servir para mucho si la autoridad sigue manteniéndose en no tomar acciones. Las que este mecanismo indica, no son cumplidas. Es necesario que la gente las conozca y no las guarde la autoridad en el baúl de los recuerdos», explicó.
Como culminación a la marcha en ciudad Neza —como se conoce coloquialmente a ese municipio pegado a la capital— erigieron una antimonumenta a las víctimas de feminicidio, similar a la que puede verse en la Ciudad de México, punto donde culminó la manifestación del 25 noviembre.

«Esa antimonumenta nos posiciona como defensoras de los derechos de las mujeres y niñas. En mi caso, busca que nos visibilicen realmente, porque muchas veces nos quieren ignorar como madres de las víctimas», sostuvo.

«Es un recordatorio a las autoridades omisas y negligentes que cometieron falencias y obstruyeron la justicia en estos casos; ellos son quienes nos obligan a salir a las calles a gritar esta exigencia de justicia, porque de otra manera no somos tomadas en cuenta», concluyó.

AUTOR – Eliana Gilet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *