EUROPA

Partidos políticos británicos cruzan reproches por la responsabilidad del atentado

Usmar Khan de 28 años, había salido de prisión tras cumplir la mitad de una condena de 16 años por planear ataques yihadistas cuando acuchilló a diversas personas durante una conferencia sobre rehabilitación de reos organizada por la Universidad de Cambridge.

El primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, culpó a los gobiernos laboristas previos a 2010 de haber aprobado las leyes penitenciarias que permiten que presos condenados por delitos graves salgan en libertad “de forma automática” a mitad de condena y se comprometió a endurecer la legislación; también anunció que el Gobierno ha intensificado la vigilancia sobre 74 condenados por terrorismo que en los últimos años han quedado en libertad y avanzó que se revisará de nuevo su situación penitenciaria.

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, esgrimió por su parte que las políticas de austeridad de la última década y la privatización de una parte del sistema de prisiones ha erosionado la capacidad de las autoridades para controlar que se cumplen los requisitos de la libertad vigilada.

La Universidad de Cambridge confirmó hoy que la mujer que murió en el ataque del viernes es una antigua estudiante del centro, cuya identidad todavía no ha sido revelada; mientras que el hombre que perdió la vida es Jack Merritt de 25 años, coordinador del curso sobre reinserción del Instituto de Criminología de esa universidad al que había sido invitado Khan cuando inició su ataque.

De los tres heridos en el atentado, uno ha sido dado de alta, mientras que otros dos continúan ingresados en “condición estable”, informaron las autoridades sanitarias; cabe recordar, que el atentado en Londres interrumpió durante más de una jornada la campaña electoral para los comicios generales del próximo día 12 de diciembre en el Reino Unido.

Los principales partidos reiniciaron este domingo por la tarde sus actos de campaña, que por el momento ha pasado a centrarse en las propuestas relacionadas con la seguridad, en lugar de en el “brexit”, que había dominado hasta ahora el debate.

“La amenaza terrorista no puede ni debe ser reducida a una cuestión de política exterior. Aún así, en demasiadas ocasiones las acciones de sucesivos gobiernos han echado gasolina, y no reducido, esa amenaza”, declaró Corbyn.

El ministro de Exteriores, el conservador Dominic Raab, criticó por su parte a Corbyn por haber afirmado que los terroristas “no necesariamente” deben cumplir íntegramente su sentencia, sino que depende de sus circunstancias individuales.

Los conservadores, recalcó Raab, quieren que los condenados por delitos graves relacionados con el terrorismo cumplan penas íntegras de al menos 14 años; a diferencia del liberal demócrata Chuka Umunna, quien reprochó a laboristas y conservadores que hayan “tratado de utilizar un incidente terrorista” para lograr ventajas electorales. EFE

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *