EUROPA

La Comisión Europea desvela su millonario plan de transición energética

La Comisión Europea desvelará este martes un millonario plan de inversiones que se apoya en un nuevo fondo para apoyar a las regiones más dependientes de energías fósiles, con el objetivo de financiar una transición energética «justa».

Su actual titular Ursula von der Leyen convirtió el clima en una prioridad para la Comisión con su «Pacto Verde», presentado en diciembre días después de su llegada al poder, y que aboga por lograr la neutralidad de carbono para 2050.

Pero esta transición se anuncia costosa, máxime cuando Bruselas estima que se necesitan 260.000 millones de euros anuales (unos 290.000 millones de dólares) de inversiones adicionales para cumplir con sus ambiciones.

La primera propuesta legislativa de la nueva Comisión responde en parte a este interrogante.

Con su «mecanismo de transición justa», la Comisión espera poder movilizar hasta 100.000 millones de euros durante el próximo decenio, sin dejar de lado a las regiones muy dependientes económicamente de las energías fósiles.

En total, con su «Plan de Inversión para una Europa sostenible», se movilizarían hasta un billón de euros en los próximos 10 años para la transición de un continente donde las emisiones de gases de efecto invernadero serían las más bajas posibles. Y todo ello se haría mediante múltiples fuentes de financiación.

El Fondo de Transición Justa, según documentos vistos por la AFP, contaría con 7.500 millones de euros entre 2021 y 2027 (período del próximo presupuesto plurianual de la Unión Europea), según el proyecto de la Comisión.

Este fondo, que se inscribiría en la política de cohesión entre regiones, forma parte del llamado «mecanismo de transición justa». Otros tipos de financiación serían programas de inversión de la UE y del Banco Europeo de Inversiones (BEI), llamado a ser el «banco climático» del bloque.

Esta ambición climática también se verá reflejada en otros capítulos del futuro presupuesto de la UE, como la agricultura o los transportes, así como en las inversiones público-privadas. La Comisión Europea espera consagrar a ello hasta un cuarto del presupuesto plurianual.

-¿Apoyo al sector nuclear? –

Con esta propuesta legislativa sobre el mecanismo de transición justa, que la Eurocámara y los países de la UE deberán negociar a continuación, la Comisión busca tranquilizar a los países del Este, todavía reticentes a sumarse a esta transición.

Polonia, preocupada por el costo económico y social de su transición, rechazó adherirse al objetivo de neutralidad climática para 2050 durante la cumbre europea de diciembre.

En una declaración conjunta ese día, los mandatarios ya «acogen con satisfacción» las propuestas futuras que «tendrán el objetivo de facilitar 100.000 millones de euros de inversiones» durante los próximos 10 años.

La transformación hacia una economía europea baja en emisiones de dióxido de carbono afectará a regiones dependientes del carbono como Polonia y República Checa, pero también en ciertas regiones de Alemania.

La propuesta detallará los criterios de atribución de los fondos. Su objetivo es apoyar las zonas donde las emisiones contaminantes vinculadas a la industria y a la producción de energía son mayores, de cara a apoyar el desarrollo de nuevas tecnologías y la reconversión o formación de los trabajadores del sector afectados.

La cuestión del apoyo a la energía nuclear estará de nuevo sobre la mesa, pese a que todavía no se ha resuelto plenamente en el seno de la UE.

Países como República Checa o Hungría, pero también Francia, defendieron en la última cumbre europea que esta energía, que emite menos gases de efecto invernadero que las energías fósiles, se tenga en cuenta en la combinación energética.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *