EE.UU

Trump entra en modo campaña con optimismo sobre el coronavirus y la economía

Con tono optimista, Donald Trump predijo el domingo una vacuna contra el coronavirus para finales de 2020 y un año 2021 «increíble» en el plan económico.

A seis meses de las elecciones, el presidente estadounidense soslayó los más de 67.600 muertos en Estados Unidos por la covid-19, una crisis sanitaria que se trasladó a la economá y que hizo disparar las solicitudes de desempleo a niveles nunca vistos.

Sentado junto a la imponente estatua de Abraham Lincoln, en el Memorial dedicado al decimosexto presidente de la historia de Estados Unidos, defendió enérgicamente todas sus decisiones para frenar la pandemia y rechazó haber actuado tarde.

«Creo que hemos salvado millones de vidas», dijo el inquilino de la Casa Blanca durante el intercambio virtual con ciudadanos transmitido en vivo por Fox News, un evento llamado «Estados Unidos junta: volver al trabajo».

Trump admitió sin embargo que Estados Unidos va a «perder a unas 70.000, 80.00 o 100.000 personas». «Es horrible, no deberíamos perder ni a una persona por esto», dijo.

El mandatario se mostró muy optimista sobre las investigaciones en marcha para hallar una vacuna contra el coronavirus.

«Creemos que tendremos una vacuna antes de fin de año», aseveró. «Los médicos dirían ‘bueno, no deberías decir eso’. Diré lo que pienso «, afirmó

Trump insistió en que no le molestaría que otro país desarrollara la vacuna antes que los investigadores de Estados Unidos. «Si es otro país, me quitaré el sombrero (…) No me importa, solo quiero recibir una vacuna que funcione», añadió.

Preguntado sobre los riesgos durante los ensayos en personas en este proceso de desarrollo contra reloj, dijo que «son voluntarios. Saben en qué se están metiendo».

Actualmente se están desarrollando cien proyectos de vacunas contra la covid-19 en todo el mundo, diez de ellos ya están haciendo ensayos clínicos.

Trump insistió en su deseo de permitir que las actividades del país se reanuden de manera prudente pero «lo más rápido posible» y se mostró optimista sobre las perspectivas económicas de cara al año que viene.

– Reservas en casa –

El tono optimista adoptado por el 45º presidente de Estados Unidos desde el comienzo de la crisis de la covid-19 suscita reservas incluso en su propio bando.

Su predecesor republicano, George W. Bush, publicó un video el sábado en el que pedía unidad y compasión que, aunque sin nombrarlo, pareció que apuntaba al mandatario.

«Recordemos cuán pequeñas son nuestras diferencias frente a esta amenaza», dijo Bush. «Recordemos que la empatía y la amabilidad son herramientas esenciales y poderosas».

En la víspera de este evento, Trump sufrió el desaire de los congresistas de ambos bandos, que rechazaron su oferta de hacerse test rápidos del coronavirus antes de realizar una sesión plenaria el lunes.

A pesar de ser grandes rivales políticos, la presidenta demócrata de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, hicieron una declaración conjunta para decir que el Congreso preferiría enviar estos recursos a los centros que están «en primera línea» en la lucha contra la covid-19.

– «Prensa hostil» –

Preguntado por una mujer estadounidense por las razones por las cuales se niega a adoptar una postura más presidencial, el multimillonario republicano afirmó que era por culpa de la actitud de los medios.

El presidente tildó a la prensa de «hostil» y denunció un «nivel de ira y odio» sin precedentes. Incluso dijo que los periodistas le tratan peor que a Abraham Lincoln, una rara mención a alguno de sus predecesores.

Desde que llegó al poder, el magnate republicano nunca ha dejado de alabar las cualidades del presidente que abolió la esclavitud, por lo general para poner de relieve sus propias virtudes.

El sábado retuiteó un mensaje de uno de sus entusiastas partidarios según el cual Trump hecho «más por los negros que todos los demás presidentes juntos». «Es cierto», comentó el mandatario, señalando que Lincoln «no estuvo mal».

«A menudo bromeo diciendo que puedo ser más presidencial que cualquier presidente de este país, excepto por Abraham Lincoln. Nadie puede superar a Abraham Lincoln. ¡Un gran presidente!», había afirmado Trump en 2017.

«La mayoría de la gente ni siquiera sabe que era republicano (…) ¡Deberíamos insistir un poco más en eso!», añadió entonces.

Durante una mitin de campaña, después de Trump remarcara que adoraba al «Honesto Abe», el apodo dado a Lincoln, alguien en la multitud le gritó «Honesto Donald». Trump recogió el guante con placer. «¡El honesto Donald, sí, gracias!».

Está previsto que el presidente vuele a Phoenix, Arizona, el martes para visitar una fábrica de dispositivos médicos. También planea un viaje a Ohio.

«Todos quieren actos de campaña», dijo el domingo por la noche. «¡Pero no podemos organizar un mitin en un estadio vacío!», agregó, expresando su esperanza de poder organizar actos con público dos o tres meses antes de las elecciones presidenciales del 3 de noviembre.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *