ORIENTE MEDIO

Arabia Saudita busca juntar 2.300 millones de dólares para Yemen

Arabia Saudita busca juntar 2.300 millones de dólares (unos 2.000 millones de euros) de ayuda para Yemen, destrozado por seis años de guerra en la que participa el reino petrolero, y que ahora se enfrenta a una catástrofe humanitaria por el coronavirus.

La conferencia de donantes, que Riad organiza junto a Naciones Unidas, coincide con las advertencias de las organizaciones humanitarias de que la rápida propagación del coronavirus podría agravar aún más la terrible crisis humanitaria que han dejado seis años de guerra.

«Se necesitan 2.300 millones de dólares para cubrir las necesidades urgentes en Yemen en varios sectores humanitarios, como asistencia sanitaria, alimentaria y vivienda», dijo el gobierno saudí en un comunicado.

Gran Bretaña, un importante proveedor de armas a Arabia Saudita, ofreció el martes un nuevo paquete de ayuda para Yemen de 160 millones de libras (200 millones de dólares, 179 millones de euros).

«Este paquete de ayuda británico hará la diferencia entre la vida y la muerte para miles de yemeníes que también se enfrentan a la amenaza del coronavirus», dijo el ministro de Relaciones Exteriores británico, Dominic Raab, en un comunicado.

«Nuestro apoyo ayudará a garantizar a las familias alimentos, agua potable y atención sanitaria», dijo.

El secretario general de Naciones Unidas, Antonio Guterres, el ministro de Relaciones Exteriores saudí, Faisal bin Farhan, y Mark Lowcock, subsecretario de la ONU para Asuntos Humanitarios, iban a participar en la conferencia telemática.

Según Lowcock, se necesitan 2.400 millones de dólares para Yemen para finales de año, incluidos 180 millones para combatir la pandemia de covid-19.

Arabia Saudita, que lidera una intervención militar contra los rebeldes hutíes respaldados por Irán, es el mayor donante de Yemen, al que ha consagrado millones de dólares de ayuda.

No obstante, la coalición liderada por los saudíes está acusada de la muerte de decenas de miles de civiles en los bombardeos aéreos.

Un portavoz de los rebeldes tildó la conferencia de «intento estúpido de encubrir sus crímenes», según la televisión hutí Al-Masirah.

Jens Laerke, portavoz de la Agencia de la ONU para la Coordinación de Asuntos Humanitarios (OCHA), ha advertido que las agencias de ayuda se dirigen hacia un «precipicio fiscal» debido a la falta de fondos que amenazan con cerrar más de 30 proyectos esenciales de la ONU en las próximas semanas.

«Exhortamos a los donantes a que se comprometan generosamente», dijo Laerke y a aquellos que han prometido fondos «que paguen pronto porque la operación en Yemen está seriamente infradotada».

– Catástrofe por el virus –

Otras agencias de la ONU en Yemen también reclaman ayuda urgente para este país.

«Estamos cada vez más alarmados por la situación en Yemen», dijeron Unicef, el Programa Mundial de Alimentos y la Organización Mundial de la Salud en un comunicado, en el que advierten que «se nos acaba el tiempo».

La oenegé Médicos sin Fronteras (MSF) ha advertido que Yemen se dirige a una «catástrofe» por la pandemia.

La ONU advierte que la covid-19 prácticamente se ha extendido por la mayor parte del país, aunque el gobierno yemení ha reportado solo unos centenares de casos.

«Covid-19 ha creado nuevas necesidades, pero es el último desafío en esta deteriorada situación», dijo Abdullah al Rabeeah, supervisor general del Centro saudí de Ayuda Humanitaria Rey Salmán.

«Yemen necesita mucha ayuda, y no solo por su deficiente sistema sanitario».

El conflicto entre las fuerzas del gobierno yemení y los hutíes estalló en marzo de 2015 cuando la coalición internacional dirigida por los saudíes intervino contra los rebeldes después de que invadieron parte del país.

La guerra ha dejado decenas de miles de muertos, la mayoría civiles, y según la ONU, que califica la situación de peor catástrofe humanitaria, en torno a 24 millones de yemeníes, más de dos tercios de la población, dependen de ayuda para sobrevivir.

Los combates continúan pese a los repetidos llamados de la ONU de un alto el fuego como parte de los esfuerzos para combatir el coronavirus.

Para complicar las cosas, los separatistas del sur declararon la independencia de la región el pasado 26 de abril.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *