ASIA Y OCEANÍA

Washington confirma su intención de desplegar misiles en la región Asia-Pacífico

El Gobierno de Trump intenta tergiversar las razones por las cuales Rusia ha rechazado las prupuestas de EEUU sobre el tratado START III, destacó el embajador del país euroasiático en Washington, Anatoli Antónov.

Además, durante las conversaciones mantenidas por el diplomático, las autoridades de EEUU confirmaron su intención de desplegar sus misiles en la región de Asia-Pacífico.

Según destacó Antónov en la cadena rusa Pervi Kanal, dichos misiles suponen un peligro directo para las instalaciones militares rusas, incluidas las nucleares.

«El alcance de estos misiles llega a la Federación de Rusia y afecta a objetivos estratégicos de disuasión nuclear», explicó el diplomático.
Washington ha compartido la información sobre sus intenciones menos de un día después de rechazar la propuesta hecha por el presidente ruso, Vladímir Putin. El mandatario ruso propuso que se extendiese por un año más el Tratado de reducción de Armas Estratégicas ruso-estadounidense, mejor conocido como el START III, sin presentar condiciones previas. Cabe destacar que dicho tratado expira en febrero de 2021.

Por su parte, el embajador ruso en Washington considera que la Administración Trump no sometió la propuesta rusa a «ningún análisis serio» antes de tomar la decisión de emplazar sus misiles en la región de Asia-Pacífico.
«Ayer, en el espacio informativo de EEUU hubo dos ‘bombas’. La primera fue cuando el mundo escuchó que Vladímir Putin estaba dando un paso más hacia los estadounidenses, tratando de salvar el control de armas. Y la segunda, cuando los estadounidenses, definitivamente sin ningún análisis serio, simplemente rechazaron la propuesta», declaró el jefe de la misión diplomática rusa.

Actualmente el tratato START III es el único documento vigente que tiene por misión controlar y reducir las armas nucleares firmado entre Rusia y EEUU. Entre otras cosas, este tratado prevé el monitoreo mutuo de los arsenales de los dos países. Sin embargo, en mayo de 2020 EEUU declaró que quiere ver más armas rusas incluidas en dicho tratado, y que su prolongación también debería incluir a China. A su vez, Moscú declaró que no puede continuar las negociaciones «en términos de últimatum» y que las condiciones exigidas por EEUU eran inaceptables.

Prorrogar la vigencia del tratado START III por un año más permitiría a las partes llegar a un acuerdo mútuo por medio de unas «negociaciones significativas sobre todos los parámetros». Sin embargo, el asesor de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, tachó la propuesta de «un mal comienzo», ya que prevé la congelación de las ojivas nucleares.
«Es triste que Estados Unidos esté tratando de poner todo patas arriba, tratando de mostrar todo como si Rusia quisiera destruirlo todo», concluyó el embajador ruso en EEUU.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *