SOCIEDAD

Fascinante: esta flor china evoluciona para esconderse de los humanos

Los científicos han descubierto que la planta ‘Fritillaria delavayi’ aprendió a cambiar de color y asemejarse al paisaje que la rodea. Tal cambio inusual se produjo solo en las zonas donde es recolectada por los humanos que la utilizan en la medicina tradicional.

En las laderas de las montañas Hengduan en China crece la delicada Fritillaria delavayi. Es una hierba perenne con una flor verde brillante. Empieza a florecer a la edad de cinco años y lo hace cada junio. Su bulbo se ha utilizado en la medicina tradicional china durante más de 2.000 años, pero los altos precios de los últimos años han provocado un aumento de la recolección.

Para sobrevivir, la Fritillaria delavayi ‘desaparece’ al evolucionar rápidamente y producir hojas y flores grises y marrones que coinciden con las rocas de fondo. Desde entonces, los recolectores ya no pueden encontrarla tan fácilmente como lo hacían antes.

Los científicos han descubierto que el color de las hojas de la planta está más camuflado en las áreas donde es recolectada por las personas.
«Al igual que otras plantas camufladas que hemos estudiado, pensamos que la evolución del camuflaje de esta Fritillaria había sido impulsada por herbívoros, pero no encontramos tales animales. Entonces nos dimos cuenta de que los humanos podrían ser la razón», dijo el doctor Yang Niu del Instituto de Botánica de Kunming, coautor del estudio publicado en la revista Current Biology.

Los botánicos midieron cuánto se acercaban las plantas al paisaje de su hábitat natural y qué tan difícil era recolectarlas, preguntando a la gente local. En un experimento informático se ha demostrado que a la gente le toma significativamente más tiempo recolectar flores con camuflaje. Esto sugiere que son las personas las que impulsan la evolución de esta especie, porque las plantas que cambian de color tienen más posibilidades de sobrevivir.

«Es increíble ver cómo los humanos pueden tener un impacto tan directo y dramático en la coloración de los organismos silvestres, no solo en su supervivencia sino en su propia evolución», dijo otro coautor del estudio, el doctor Martin Stevens, de la Universidad de Exeter, Reino Unido.

Este mecanismo biológico que usa la planta china es bastante común en la naturaleza y se llama mimetismo. Normalmente, las plantas y animales que tienen habilidades de asemejarse a otros organismos o a su propio entorno las usan para engañar a los depredadores o a sus enemigos naturales.
En el caso de la Fritillaria delavayi, el depredador ha sido el hombre y los investigadores insisten en que este no es el único ejemplo de la evolución vegetal influenciada por el factor humano, aunque no hay muchos estudios sobre este tema.

«Es posible que los humanos hayan impulsado la evolución de estrategias defensivas en otras especies de plantas, pero sorprendentemente pocas investigaciones han examinado esto», concluye Stevens.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *