ORIENTE MEDIO

La economía turca creció un 1,8 por ciento en 2020 a pesar de la pandemia

El ministro de Hacienda y Finanzas, Lutfi Elvan, resaltó que Turquía es uno de los pocos países que terminó 2020 con un crecimiento económico positivo.

La economía de Turquía se expandió un 1,8% interanual durante el 2020, a pesar de las devastadoras consecuencias de la pandemia del coronavirus (COVID-19), según afirmó este lunes el Instituto de Estadística de Turquía (TurkStat).

El producto interno bruto (PIB) del país, a precios actuales, se situó en 5,1 billones de liras turcas (unos USD 717,1 mil millones) el año pasado, según indicó la autoridad estadística del país.

Un panel de 21 economistas encuestados por la Agencia Anadolu el viernes había proyectado que la economía turca crecería un 2,2% en 2020.

En el último trimestre de 2020, la economía turca registró una tasa de crecimiento anual del 5,9%, según indicó TurkStat. En el informe del instituto también se reveló que el PIB por calendario aumentó en un 1,7% en comparación con el trimestre anterior.

Turquía y China fueron los únicos países que registraron una tasa de crecimiento positiva entre todos los países del G20 (según los datos disponibles), mientras que el resto experimentó una contracción durante el mismo período.

La economía turca registró un crecimiento del 6,3% en el tercer trimestre del año pasado después de una contracción del 10,3% en el segundo trimestre cuando el impacto del coronavirus comenzó a sentirse de manera más pronunciada. El PIB de Turquía se expandió un 4,5% en el primer trimestre.

La tasa de cambio entre el dólar estadounidense y la lira turca fue de alrededor de 7 en promedio durante el 2020.

En el nuevo programa económico de Turquía, anunciado en septiembre del año pasado, se esperaba que la economía turca creciera un 0,3% el año pasado. En 2019, la tasa de crecimiento del país fue del 0,9%.

El valor agregado en 2020 aumentó 4,8% en el sector agrícola y 2% en el sector industrial respecto al año anterior.

Este cayó un 4,3% en el sector de servicios (comercio mayorista y minorista, transporte, almacenamiento, alojamiento y actividades de servicios de alimentación) y un 3,5% en el sector de la construcción, ya que ambos se vieron muy afectados por la pandemia.

“El valor agregado aumentó un 21,4% en las actividades financieras y de seguros, y un 13,7% en las actividades de información y comunicación…”, señaló Turkstat.

El año pasado, el PIB per cápita turco fue de 60.537 liras turcas (USD 8.599) a precios corrientes.

Las importaciones de bienes y servicios aumentaron un 7,4%, mientras que las exportaciones disminuyeron un 15,4% en comparación con el año anterior, según la autoridad estadística turca.

El ministro de Hacienda y Finanzas, Lutfi Elvan, resaltó que Turquía es uno de los pocos países que terminó el 2020 con un crecimiento económico positivo.

Elvan señaló que lograr la estabilidad de precios es la principal prioridad de Turquía durante el 2021, y a través de Twitter afirmó: “Nuestras políticas de lucha contra la inflación allanarán el camino para una inversión, producción y crecimiento más calificados y sostenibles”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *