ARGENTINA

Asesinato en Villa Gesell: el cambio de estrategia de los acusados

La defensa de los diez rugbiers detenidos confirmó a Página/12 que los involucrados en el crimen de Fernando Báez están dispuestos a declarar aunque no precisó la fecha. Qué dijo el abogado Hugo Tomei sobre los videos que comprometen a sus defendidos.

Dos semanas después del crimen de Fernando Báez en Villa Gesell, los diez rugbiers de Zárate detenidos por el asesinato aguardan declarar ante la fiscalía una vez que el Ministerio Público dé a conocer cuáles fueron los roles de los diez imputados en la paliza que le costó la vida a Báez a la salida del boliche Le Brique.

Hugo Tomei, el abogado de la defensa, confirmó la novedad. «Se prestará declaración explicativa y por supuesto con los videos incluidos. No hay fecha pero próximamente», respondió Tomei ante la consulta de este diario. Los diez rugbiers mantienen la estrategia de presentar una defensa común, pese a los videos y los testimonios que apuntan a Ciro Pertossi y Máximo Thomsen como los dos principales implicados en la golpiza.

Thomsen sumó seis reconocimientos positivos en las ruedas, en las que fue identificado como quien pateó a Báez a la salida del boliche, sobre la avenida 3 de Villa Gesell. Pertossi tuvo un positivo y un testigo afirmó que lo vio golpeando a otro joven. Ambos son considerados coautores, y los restantes ocho detenidos figuran, de momento, como partícipes necesarios, si bien la querella de Fernando Burlando, abogado de la familia Báez, sostiene que los diez involucrados son coautores.

La eventual declaración de los detenidos está supeditada a la posibilidad de ver en el penal de Dolores los videos existentes sobre la paliza a Báez, que circulan masivamente en las redes. Oficialmente, ninguno de los imputados vio los diversos videos que desde diversos ángulos captaron lo ocurrido, desde que fueron sacados por patovicas de Le Brique hasta que la manada atacó a Báez.

Mientras tanto, la fiscal Verónica Zamboni aguarda los resultados de los peritajes sobre los teléfonos celulares incautados. Así, se espera confirmar que los diez detenidos estaban en el lugar al momento del crimen. Además, se busca saber si en los teléfonos hay mensajes alusivos a lo que pasó esa madrugada.

De momento, confirmó que en las ropas que llevaban esa noche había manchas de sangre, con lo que se pasará a la segunda etapa, la de los peritajes genéticos. Mañana se prorrogará la prisión preventiva y el 18 de febrero, al cumplirse un mes de las detenciones, deberá tener definida la acusación y los fundamentos respecto de cada detenido, a fin que el juez Garantías David Mancinelli decida si los diez continúan detenidos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *