SOCIEDAD

¿Cómo afecta el alza del precio del uranio a la industria nuclear?

El precio del uranio, el combustible principal para las plantas nucleares, presentó una caída constante en gran parte de la última década. Sin embargo, desde mediados de agosto, el precio de la materia prima subió significativamente. ¿Qué se esconde detrás de esta alza y qué significa para la energía nuclear?
El uranio, que llegó a costar unos 30 dólares por libra a mediados de agosto, ahora vale cerca de 49 dólares, según datos de Business Insider. Solamente en el último mes, el valor del elemento ha presentado una subida de más de 32%.
El mercado del uranio
El uranio es un elemento químico metálico que se utiliza en la producción de energía nuclear y en la fabricación de diversos equipos médicos. En las centrales nucleares, los contratos para la compra del uranio suelen firmarse aproximadamente dos años antes de su uso. La demanda global anual es de 150 millones de libras, detalla The Conversation.

Si bien la demanda de uranio no es inmune a los cambios en la economía mundial, está menos expuesta a ellos que otros metales y materias primas industriales.
La mayor parte de la demanda para este metal proviene de unas 445 plantas de energía nuclear que operan en 32 países. A su vez, la oferta se concentra en un puñado de minas alrededor del globo. Kazajistán es de lejos el mayor productor con más del 40% de la producción mundial, seguido de Australia (13%) y Namibia (11%).
«Debido a que la mayor parte del uranio extraído se utiliza como combustible para las centrales nucleares, su valor intrínseco está estrechamente vinculado tanto a la demanda actual como al potencial futuro de esta industria», explica el medio.
Sin embargo, el mercado incluye no solo a los reales consumidores de uranio, sino también a los especuladores, quienes compran el producto cuando les parece que su precio es barato, una medida que podría elevar su valor. Uno de esos especuladores a largo plazo es Sprott Physical Uranium Trust, con sede en Toronto (Canadá), que ha comprado casi seis millones de libras —por valor de unos 240 millones de dólares— de uranio solamente en las últimas semanas.
¿Por qué aumenta el optimismo de los inversores?
Muchos creen que la energía nuclear desempeñará un importante papel en la transición mundial a fuentes de energía limpia. Uno de los problemas de la tecnología serían sus altos costes, lo que la hacen poco competitiva en comparación con las alternativas. Sin embargo, el alza en los precios de la energía observado en los últimos años gradualmente hace más competitiva la opción nuclear.
Además, las tecnologías nucleares innovadoras, como los reactores modulares pequeños —SMR, por sus siglas en inglés— que actualmente se están desarrollando en países como China, EEUU, Reino Unido y Polonia, prometen reducir los costes iniciales de las plantas.

Asimismo, tanto la Asociación Nuclear Mundial (ANM) como el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) han demostrado cierto optimismo sobre la energía nuclear recientemente. Este último ente, por ejemplo, aumentó sus proyecciones para el uso futuro de la energía nuclear por primera vez desde el accidente de Fukushima, en marzo de 2011.
«Todo esto hace que los inversores se vuelvan más optimistas sobre la futura demanda de uranio», subraya The Conversation.
Los inversores creen que el precio seguirá subiendo también debido a problemas en la oferta. Debido a los valores anteriormente bajos, diversas minas de uranio alrededor del globo han suspendido sus operaciones desde hace varios años. Por ejemplo, Cameco, la mayor empresa de uranio que cotiza en bolsa, suspendió la producción en su mina McArthur River en Canadá todavía en 2018.

La crisis del COVID-19 afectó todavía más la oferta del elemento. La producción mundial cayó un 9,2% debido a que muchas minas suspendieron sus trabajos en el marco de la pandemia global. Es más, debido a que el uranio no tiene un sustituto directo y está relacionado con la seguridad nacional, varios países, incluidos China, India y EEUU, acumulan grandes reservas del metal, lo que limita aún más el suministro disponible.
¿Qué le depara el futuro a las plantas nucleares?
El uranio tiene un impacto significativamente menor en el costo de la producción de electricidad durante la vida útil de una central eléctrica que las otras fuentes de energía. El gas o la biomasa, por ejemplo, corresponden a un 80% del coste de la energía que producen, mientras que el uranio, solo un 5%. Es decir, un alza en el precio del uranio no afecta duramente la economía de la energía nuclear.
Sea como sea, existe un riesgo de que el mercado de esta materia prima pase por cierta turbulencia durante los próximos meses. A ejemplo del icónico caso Gamestop, el uranio podría convertirse en el blanco de gran interés especulativo y de una exuberancia irracional, es decir, de un optimismo de los inversores impulsado por una tendencia y no por una evaluación sobria de los fundamentos económicos.

Si bien la exuberancia irracional probablemente no está detrás de la sobrevaloración inicial del uranio, podría causar una mayor volatilidad de sus precios en el futuro, alerta The Conversation.
Lo más probable es que surja una burbuja en el mercado del uranio en los próximos meses, la cual podría ser seguida de una corrección excesiva de los precios hacia abajo.
La idea de que el mundo necesita más uranio probablemente incentivará el aumento de la minería y la liberación de las reservas existentes al mercado. Así, de la misma manera que la oferta disminuida ha exacerbado el efecto de una mayor demanda en el precio del uranio, lo mismo podría suceder en la dirección opuesta cuando haya más oferta del metal disponible.
«Por lo tanto, el rally actual puede actuar como un paso vital para garantizar que la siguiente fase de la industria de la energía nuclear se suministre adecuadamente», concluyó el medio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *