ARGENTINA

Deberán indemnizar a una docente por impedirle trabajar debido a su sobrepeso

Sucedió en Mendoza. La Justicia Civil ordenó a la Dirección General de Educación de esa provincia pagarle a la mujer 1.350.000 pesos.

La Justicia Civil mendocina condenó a la Dirección General de Escuelas de Mendoza (DGE) a indemnizar con 1.350.000 de pesos a una docente a la que le negaron el apto psicofísico para poder trabajar con el argumento de sobrepeso.

El fallo fue firmado por la jueza Fabiana Martinelli del Primer Tribunal de Gestión Judicial Asociada, quien entendió que la docente estaba apta para realizar sus tareas.

Según la denuncia, la docente comenzó a trabajar en 2002 para la DGE luego del correspondiente examen preocupacional en el que fue considerada apta para el trabajo y dos años después su certificado de aptitud psicofísica fue emitido como “apto con patologías preexistentes”, en relación al sobrepeso.

Fue emplazada a sacar un nuevo certificado y obtuvo la calificación de «no apto», teniendo como motivos la obesidad y un aparente problema en las cuerdas vocales.

Tras concurrir a un otorrinolaringólogo y a una nutricionista, y bajar de peso, logró que tal situación se modificara y obtuvo, en 2013, un certificado de apto con preexistencias, tomando como única patología a la obesidad.

La jueza indicó en el fallo que “el índice de masa corporal por sí solo no basta de ninguna manera para determinar la existencia de patología de obesidad, siendo necesarios otros parámetros y estudios que no han sido realizados a la actora o por lo menos, no consta que hayan fundado la no aptitud declarada”.

“No dudo que todo el proceso que la señora ha acreditado viene realizando desde el año 2002 para poder trabajar como administrativa y docente en la DGE le ha ocasionado un daño injustamente sufrido que el Estado debe reparar, ya que con fundamento en la prevención ha rayado con la discriminación, lesionando severamente no sólo la igualdad, sino todos los derechos constitucionalmente garantizados de la actora”, añadió la magistrada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *