OPINIÓN

La fórmula antinflacionaria dominicana

Aunque algunas medidas del Gobierno de la República Dominicana para intentar controlar la inflación resultan atinadas, de prolongarse pudieran afectar a los productores nacionales.
Así lo expuso a la Agencia Sputnik el economista Faustino Collado, profesor de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, quien identificó como acciones positivas de la política económica anticrisis los subsidios a la producción agrícola, incluida la tasa de interés cero o muy bajos.
En un contexto marcado por el favorecimiento a una recuperación económica muy rápida —a partir de mediados de 2021—, se produjo un excesivo aumento de la circulación monetaria, el cual propicia el aumento de la demanda a un ritmo superior a la oferta, detalló.
Inflación
En su informe mensual de mayo, el Banco Central de la República Dominicana (BCRD) comunicó que el índice de precios al consumidor (IPC) del quinto mes del año registró una variación de 0,49% con respecto a abril de 2022, la menor inflación mensual reportada desde octubre de 2021.
En el caso de la inflación acumulada en el período enero-mayo alcanza un índice de 4,29%, mientras que la interanual —período, mayo de 2021 hasta mayo 2022—, registró un 9,47 %.
El 3 de junio, el ministro de Industria, Comercio y Mipymes, Víctor Bisonó, dijo que, gracias a las subvenciones a los combustibles, el Ejecutivo consiguió contener un alza adicional del 3,5% en el citado indicador interanual (del 9,47%).

Tasa Cero
El presidente de la República Dominicana, Luis Abinader, esbozó en un mensaje a la nación el 7 de marzo la iniciativa de ley conocida como tasa Cero.
La pieza jurídica que finalmente tras un acalorado debate fue aprobada por el Senado el 26 de abril, estableció un arancel de tasa cero a 67 productos de la canasta familiar básica de manera provisional, por seis meses.
Causas múltiples
Collado identifica múltiples causas que coinciden en la elevación de los precios y por consiguiente inciden de manera directa en el fenómeno inflacionario.
«Desde 2021 y como resultado del inicio de la recuperación económica, existe un proceso de elevación de precios por razones internas: aumento de la demanda y déficit de producción en algunos bienes, situación heredada de la pandemia», enumeró en primer término.
En otro orden, están presentes causas de carácter externo que provocan escasez a escala mundial, como lo es el aumento del costo de transporte.

Luego citó una certeza del campo de las ciencias sociales donde desarrolla su actividad académica: la economía capitalista genera inflación por su propia naturaleza: precios monopólicos, aumento del porcentaje de ganancias, elevación artificial de costos y especulación, entre otros factores.
«A todo esto se ha agregado el conflicto Rusia-Ucrania, que ha disparado, aún más la inflación», apuntó.
El conflicto refuerza una dinámica que ya venía desde la pandemia, una considerable disminución de la oferta de bienes y servicios.
«Luego, la guerra, que se pensaba [sería] rápida, ha agregado incertidumbre, lo cual influye en los precios a futuro, y, por el efecto de estos hacia atrás, en los precios presentes», indicó.
Agregó que en algunos casos, como chips, fertilizantes, combustibles, metales, y otros comodites, existe un control de la oferta por parte de las transnacionales, otro factor incidente en la elevación de los precios.
En consecuencia, el profesor Collado vaticina que los precios en el mercado internacional no bajarán, al menos durante este año.
Fortalecer producción nacional
En el actual contexto de la economía dominicana, el arancel cero a la importación de una serie de productos alimenticios puede ayudar a contener la dinámica alcista de los precios, estima Collado.
Aunque en varios artículos de importación no existirá tal efecto o será mínimo, pues ya están exentos de arancel de acuerdo al tratado de libre comercio de América Central y República Dominicana con Estados Unidos (DR-CAFTA), señaló.
Otra limitante de la medida, a su juicio, es que no controla la especulación de los importadores, pues la experiencia demuestra que ese sector comercial aprovecha, apoyado en la ley de único precio, para aplicar una estandarización de los precios.
«Lo que está sucediendo en el mundo aconseja fortalecer la producción nacional de ciclo corto, tanto la agroindustrial como la industrial, así como soluciones tecnológicas propias», recomienda el también reconocido politólogo quisqueyano.

Precisión sobre el PIB
El presidente Abinader blasona en todos los foros, el último en la reciente Cumbre de las Américas, el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) del país antillano en 2021.
Líderes de la oposición política como el expresidente Leonel Fernández (1996-2000 y 2004-2012) cuestionan ese logro de la macroeconomía dominicana bajo la administración Abinader.
«Lo del PIB es un asunto puramente metodológico y contable, que no tiene que ser motivo de confusión. Siempre se compara el crecimiento con el año anterior. Así que [Dominicana] creció 12% en 2021 con relación al 2020», zanjó el asunto el académico de la UASD.
Pero matizó su observación con el siguiente razonamiento, como en 2020 el crecimiento fue negativo, ese 12%, que en una situación normal sería impresionante, simplemente resultó alentador.
«Por eso, metodológicamente se debe comparar el crecimiento del PIB con años normales, como el 2020 no lo fue debe compararse con 2019. Esa comparación arroja que el PIB en 2021 fue positivo en relación al 2019 en cuatro puntos porcentuales», concluyó Collado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.